Si no reaccionamos el sistema nos puede destruir

"El temor de no ascender mantiene al empleado clavado en su puesto, sujeto a un constante trabajo monótono, del mismo modo que el temor de no pasar a otra clase más adelantada obliga al niñ@ a mantener su cabeza inclinada sobre el libro"

"Sabemos perfectamente que el ser human@ que ha consumido materialmente su sangre o que padece una quebradura a causa de las malas condiciones en que ha trabajado; ese hombre, decimos, padece además de su ruina física una terrible enfermedad moral: su alma, encerrada en las tinieblas ha perdido la sensibilidad, quizás ha muerto ((me parece terrible llegar a la madurez sin haber fructificado nuestra verdadera personalidad y vocación, por eso he dicho que este blog lo podemos aplicar l@s adult@s)) (...) Los organismos de una nación funcionan porque la rectitud de la mayor parte de los empleados es tal que logra como una corriente irresistible de honradez. Así la vida en el ambiente social triunfa contra todas las causas de empobrecimiento y de muerte y el instinto de libertad salva todos los obstáculos y avanza de victoria en victoria. Es esta fuerza íntima y grandiosa de la vida, fuerza que existe latente en el fondo de la inconsciencia, la que empuja el mundo hacia adelante (...) Todas las victorias y todo el progreso humano se deben a la fuerza interior" Dra. Montessori 

"El verdadero castigo del hombre normal consiste en perder la conciencia de su propia fuerza y de la nobleza de su naturaleza humana; y este castigo alcanza también a los hombres que nadan en la abundancia de eso que podría llamarse "premio" en el lenguaje vulgar. El hombre no se da apenas cuenta de este verdadero castigo que lo amenaza" Dra. Montessori 

Lo peor es que nos pasa desapercibido la mayor parte de nuestra vida, porque no se nos dio la oportunidad en su momento y las veces que se nos dio estábamos tan condicionad@s que no quisimos hacer el trabajo de revertirlo. Empiezas a ser consciente en la mediana edad o ya en la vejez de que imperceptiblemente el sistema que se ha creado a tu alrededor te ha absorbido y en el peor de los casos, anulado.

Nunca es tarde para revertirlo, aunque lleve un enorme esfuerzo personal.

 

 

Aislar la pobreza. Marcar las diferencias entre ric@s y pobres

"En la Edad Media se aislaban l@s lepros@s; l@s católic@s aislaban a l@s judí@s en sus barrios; pero la pobreza no fue nunca considerada como un peligro que debía aislarse. L@s pobres vivían mezclad@s con l@s ric@s y el contraste entre l@s pobres y l@s ric@s fue un argumento explotado por la literatura hasta Víctor Hugo (( Los miserables)) (...) Solo una obra social que haciendo el bien se fortifique ella misma y prospere por la prosperidad que esparce,  podía ejercer una acción eficaz instalándose en este barrio" Dra. Montessori

La pobreza ha permanecido aislada en el siglo XX y XXI, tal vez ya no se ve de manera tan marginal pero sí se vuelven a favorecer las diferencias de clases, destruyendo la clase media, como si nos quisieran aislar en dos grupos. En España este fenómeno ha sido ampliamente comentado en los años recientes.

La dominación y el servilismo perjudican a tod@s por igual

La doctora conocía muy a fondo la clase obrera de los barrios marginales donde había empezado su andadura profesional. Aquí mostraré las reflexiones que nos dejó sobre los análisis sociales que debía de hacer día tras día en función de su labor de transformadora de aquella terrible sociedad, que se prolonga en muchos países en la actualidad. Quizá en Europa hemos escapado en parte a la esclavitud de la revolución industrial de aquel momento y que en la actualidad se ha desplazado a otros países más lejanos, y se actua como si no existiera o no la desencadenase nuestro sistema.

Para que haya verdadera independencia en el ser human@ y por consiguiente, verdadera libertad, tiene que neutralizarse el servilismo y la dominación. Ella integra una valoración sorprendente que podemos aplicar al machismo actual, y que no se suele comentar, el propio hombre sale también perjudicado como consecuencia de ese machismo social y personal.

"Es señor que tiene demasiados criados, no sólo se convierte en su esclavo, sino que sus músculos se debilitan en la inacción y pierden por fin su capacidad para la acción. La mente del que en vez de trabajar, manda, se debilita y atrofia.

Si un día en un momento de conciencia lúcida el que ha sido siempre servido quisiese reconquistar su libertad, se daría cuenta de que ya no posee la fuerza necesaria para ello (...) El peligro del servilismo y de la dependencia no radica únicamente en el "consumo inútil de la vida" que conduce a la impotencia, sino también en el desarrollo de reacciones que significan también perversión e impotencia y pueden compararse al llanto de los histéricos o a las convulsiones de los epilépticos. Me refiero a los actos de tiranía, de abuso de poder.

La tiranía y el despotismo se desarrollan paralelamente a la impotencia. son la manifestación del sentimiento de todo aquel que conquista o adquiere a costa del trabajo del otro 

Imaginemos un operario hábil, capaz no sólo de ejecutar un trabajo perfecto, sino también de dar buenos consejos en el taller por la serenidad de su criterio. Este obrero será a menudo el pacificador, el que sonríe al ver la ira y a violencia de otros compañeros. No nos extrañaría, no obstante, saber que este obrero en su casa regaña a su mujer si la comida no está bien preparada, y fácilmente monta en ira; en su casa ya no es el operario hábil: allí es la mujer que lo sirve y lo compadece. Él es un hombre sereno allí donde es poderoso, pero se convierte en un tirano allí donde ha de ser servido; quizás si aprendiese a hacer bien la cocina llegaría a ser un hombre perfecto.

El hombre que obra por sí mismo concentra sus fuerzas sobre sus propios actos, se conquista a sí mismo, multiplica su poder y se perfecciona.

Es preciso hacer de las generaciones futuras hombres potentes, es decir, independientes y libres" Dra.Montessori